Archivo de la etiqueta: ironia

Capítulo 22. El arte de viajar en avión

Viajar en avión parece algo sencillo pero entraña gran dificultad. De hecho, volar sin sufrir percance alguno está al alcance de muy pocos. Es un arte a la altura de disciplinas que requieren concentración extrema, como los equilibrios sin red o el lanzamiento de cuchillos. No os asombréis del símil circense pues no dista tanto de la realidad ya que, cada vez más, las aerolíneas nos toman por payasos.

Por eso, para salir del duro trance de forma airosa, es necesario prever ciertos hitos que se cumplen en casi todos los viajes en avión:

avioncin

PASO 1. COMPRAR LOS BILLETES

Da igual las webs que comparemos, que compremos nuestro billete con tres años o tres minutos de antelación, siempre habrá alguien que nos cuente que hizo el mismo trayecto por mucho menos dinero. Lo mejor es aceptar este hecho y tratar de encontrar la mejor oferta del día.

Este paso requiere de toda nuestra atención para rechazar (si queremos) los asientos VIP, el embarque prioritario, el seguro de viaje que es más que un seguro de viaje, el coche de alquiler, las maletas Samsonite, el hotel, la tarjeta prepago y los demás maravillosos productos que cada aerolínea nos ofrecerá durante el proceso de compra del billete.

PASO 2. EL TRASLADO AL AEROPUERTO

No importa si tu vuelo dura sólo media hora, el viaje durará al menos 3 h. Comenzará en casa (o en el hotel/hostal/alojamiento, si estás de regreso), comprobando que tenemos todo lo que queremos llevar, principalmente billetes y D.N.I. Le seguirá el traslado al aeropuerto, cuya duración dependerá de varios factores: distancia del aeropuerto, tamaño del mismo, terminal de la que sale nuestro vuelo, tipo de transporte escogido… No desesperemos, aún queda mucha diversión.

PASO 3. EL CONTROL FRONTERIZO

Da igual que preparemos todo con antelación; que llevemos la bolsa transparente con líquidos, la chaqueta, el cinturón, el reloj, los zapatos y hasta las bragas listas para depositarlas rápidamente en la tira mecánica; SIEMPRE pitaremos.

En una ocasión, tras realizar dos vuelos el mismo día y, por tanto, dos controles, pasé el primero sin problemas pero pitó el segundo. Mientras esperaba mi turno para pasar por el escáner anti-intimidad, le pregunté a una de las vigilantes de seguridad a qué se debía aquello. Me dijo que las máquinas no pitan por algo en concreto, sino que lo hacen “al azar”. Es decir, no hay cómo evitarlas.

PASO 4. HACER TIEMPO

Con suerte, esperaremos un par horas como máximo hasta que abran la puerta de embarque. Si volamos con Ryanair, llevaremos un libro. Si tenemos la mala fortuna de tener que tomar varios vuelos el mismo día, llevaremos dos. Además, da la casualidad de que casi todos los aeropuertos tienen un wifi muy deficiente y/o de pago, así que no contéis con Internet como fuente de entretenimiento.

PASO 5. EMBARCAR

¡Eh tú! A ver si ahora que al fin han abierto la puerta de embarque tus propios ronquidos no te van a permitir enterarte. Límpiate la baba, coge tus cosas y ¡corre! Sí, sí, corre. Sobre todo si vas en lowcost. La siguiente es una información fidedigna y real derivada de muchos viajes malditos con Ryanair. Estáis preocupados de si os dejarán pasar la maleta, ¿verdad? Si conseguís situaros de los primeros para embarcar, seguramente no os pondrán problemas para subir el equipaje de mano. El personal suele ser bastante permisivo con los más rápidos y no acaba la fiesta hasta la mitad de la fila.

En mi último vuelo con Ryanair no conseguí la pole, así que pesaron mi maleta en la cola de embarque y me obligaron a sacar 3kg (que terminaron sobre mí). Por absurdo que sea, son muy estrictos con esto, ya que permite a las compañías sacar ingresos extras de pasajeros despistados. A veces van demasiado lejos, como hace unos meses en Manises (Valencia) donde una pasajera fue expulsada del avión por llevar un libro y un pergamino en su bolsa de mano, excediendo la norma de ‘un bulto por pasajero’ de la compañía irlandesa.

PASO 6. EL VUELO

Una vez en el avión, hemos colocado nuestra maleta en su minúsculo cubículo y nos hemos sentado en el nuestro, ya podemos relajarnos. Si nos lo permiten el niño que llora a nuestro lado, su madre que le grita, el hombre que ronca, la señora que reza en alto, el chaval que escucha reguetón solidariamente y los constantes anuncios de megafonía que tratamos de ignorar, sin éxito.

absurders.com

PASO 7. EL ATERRIZAJE

Da igual que no tengas prisa, siempre querrás ser el primero en salir. Tú y todos. Civilización por Dios, ¡que ya habéis llegado!

PASO 8. LAS MALETAS (OPCIONAL)

Si has facturado maleta te queda un rato de espera. En Irlanda, este tiempo se duplica.

PASO 9. DESTINO

No os lo creéis pero, al fin, ¡habéis conseguido salir del aeropuerto! Enhorabuena. Ya podéis ir a casa (véase hotel/hostal/puente). Es decir, coged las dos maletas que lleváis por persona, la mochila del niño, las bolsas del duty free y meteos todos en un tren o autobús lleno de gente con maletas, mochilas y bolsas…. Y a disfrutar.

P.D.: En coche sería mucho peor.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , ,

Capítulo 19. What’s the Craic, Barack?

craic

Esta entrada del blog es una edición especial por la cumbre del G8, que está teniendo lugar, nada más y nada menos, que en Enniskillen. Enniskillen está en Irlanda del Norte, a unas 2h de Derry. Algún día alguien me explicará por qué 8 señores/as se reúnen en complejos carísimos (¿no conocen Skype?) para decidir mi futuro y el del resto de la Humanidad. Pero dejémonos de trivialidades. En Irlanda del Norte, en general, parecen contentos o indiferentes de albergar un evento de estas características. Y están como locos de recibir a Obama y señora.

Los encargados del marketing del evento, han recurrido a la figura del presidente norteamericano y al de su esposa, que gozan de mayor simpatía que, pongamos, Merkel. No ha faltado la mención a los antepasados irlandeses de Obama, unas 6 generaciones atrás. Si nos ponemos así, cualquiera tiene antepasados irlandeses… Aunque seguro que Arzalluz no opina lo mismo.

La prensa local parece receptiva e incluso feliz de tener a los líderes mundiales correteando por Irlanda del Norte. Así, podemos leer casi despectivamente en The North West Telegraph (no online) que “sólo había 6 tiendas de campaña en el área de protesta y 2 eran de turistas holandeses que desconocían que el G8 tenía lugar“. Pocos perroflautas, les faltó decir. En cualquier caso, protestas ha habido, pero no han trascendido del mismo modo que el ‘typical irish’ saludo de Obama en Belfast. Lo podéis ver en el siguiente video:

Mientras, Michelle Obama ejercía de consorte y asistía a actos típicamente irlandeses; véase música y baile irlandés tradicionales o ir a un pub con Bono de U2 (no tengo datos sobre cuántas Guinness tomaron).Todo para hacer entrar a los norirlandeses por el aro, parece que con éxito.

Eso es todo. Si buscabais un análisis riguroso, ¿qué hacéis aquí?

Etiquetado , , , , , , , ,

Capítulo 17. Vuelta a casa: Cronología

vuelve

© El Almendro

Después de pasar tres meses en un país extranjero puede apetecer volver a casa unos días. En realidad, no era éste mi caso, pero he de admitir que, una vez tuve el vuelo comprado, sumé ganas. Al fin, llegó el día del viaje, jueves, 11 de abril. Las conexiones Bilbao-Derry no son las más óptimas, así que me esperaba un largo viaje.

3:30 AM Suena la alarma. Tengo tiempo, mi bus sale en una hora. Aún así, casi lo pierdo porque el reloj avanza repentinamente de las 3:50 a las 4:15 sin que pueda ni darme cuenta. Cuando me percato de la hora que es, dejo el café recién hecho en mi mesita de noche y salgo corriendo con la maleta a cuestas. Llego a tiempo. ¡Bien! Pero, ¡mal!, la puerta de la estación de autobuses está cerrada. Hay que acceder por una entrada alternativa al otro lado de la calle y yo voy con el tiempo justo, pero logro llegar antes de que salga el bus.

4:28 Sorprendentemente, no soy la última en subir. Puntualidad irlandesa. Mi jefa y dos compañeros más están también allí, van al aeropuerto por tema business. “Pensábamos que no llegabas…”. Todo controlado.

4:30 Salimos.

4:35 Mi ipod se queda sin batería.

8:15 Tras casi 4 horas de trayecto por caminos de cabras (eso no son carreteras, que no me quieran engañar) llegamos al aeropuerto de Dublín. Pero el vuelo no sale hasta las 12:35. Genial.

12:30 Retrasan el vuelo una hora. MATAR. MATAR. MATAR.

13:30 Salimos. Por fin.

16:30 Hora española, llegamos.

Y aún me quedaba la vuelta. Una semana después, el mismo avión, los mismos caminos de cabras y el mismo café, esperándome sobre la mesita de noche, con un microsistema viviente creado en su interior gritando Welcome back.

Etiquetado , , , , , , ,

Capítulo 16. Historias para no dormir

zzzz

Hace poco leí que el pasado año hubo 332 quejas por ruido en Derry. La mayoría, relacionadas con animales ruidosos o vecinos pesados. Ya he hablado alguna vez de mis vecinos. Resulta que la casa contigua está dividida en varias viviendas con distintos habitantes en todas ellas, que nos sorprenden con diferentes historias cada día. O mejor dicho, cada noche. Una fiesta, una disputa familiar, gente pidiendo que se le abra la puerta desde la calle (aunque admitimos ser culpables de esto último también nosotros… ¡pero fue sólo una vez!).

Lo cierto es que, desde que estoy en Derry, estoy aprendiendo a dormir en circunstancias adversas. Tapones y antifaz son mis compañeros de cama. Las contracturas, el resultado de 8 horas de sueño sobre dicha cama. Según el dueño de la casa, ningún colchón tiene más de dos años… Yo digo que serán años caninos porque humanos, no.

Además, por si no fuera suficiente con las campanas, la coral de pájaros cantores y la luz que entra por las desnudas ventanas de mi cuarto (estoy pensando seriamente dejar la comunicación y montar una empresa de persianas en UK, es un mercado inexplorado), desde hace dos días se ha unido a esta escandalosa orquesta un grupo de obreros que taladran la acera y mis oídos desde primera hora de la mañana. Para seguir poniendo a prueba mi sueño y mi paciencia, también.

Siempre me pregunté por qué los guiris, en general, madrugaban. No lo pueden evitar, les despierta el Día.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Capítulo 14. Gelatina

De acuerdo, tenéis razón. A veces me paso con los irlandeses cuando, lo cierto, es que la mayoría son muy amables. Más allá de unas pocas historias para no dormir (a veces literalmente, porque hay que ver vaya fiestas se pegan los vecinos por las noches) no me puedo quejar. Por eso, he decidido hacer un post diferente y no criticar a los irlandeses. Hoy, voy a criticar a los franceses.

Hora de comer. Ya sabéis, en Reino Unido a eso de las 12:30 horas. Me siento en una mesa con estudiantes galos. El almuerzo transcurre con normalidad hasta el postre. Hoy me toca gelatina. La saco de la bolsa y empiezo a comer sin preocuparme por estar haciendo nada extraño (ingenua).

De repente, Francesa#1 me ve y me grita algo en su idioma. No entiendo. Se pasa al inglés (mejor). Que qué es lo que estoy comiendo, pregunta. Lo miro. Se lo muestro. Pues gelatina. “¿El qué?”, vuelve a preguntarme, “nunca lo había visto, no tenemos de eso en Francia”. Lo vuelvo a mirar. Me aseguro de que no estoy comiendo comida para gatos, o tarta del Ikea. “Es gelatina”, repito. Y continúo, mientras Francesa#1 murmura que quizá lo pruebe algún día.

En Francia, cuna de la cuisine, donde se las dan eruditos gastronómicos y presumen de tener los mejores chefs y restaurantes, no tienen gelatina. Y diréis, será cosa de esa chica, Francesa#1, pero es porque aún no conocéis a Francés#1 y Francés#2.

Francés#1 y Francés#2 comparten mesa conmigo, pero apenas si había reparado en su presencia hasta que sentí sus miradas clavadas en mí. O, mejor dicho, en mi gelatina. Por fin, les devuelvo la mirada, se sobresaltan un poquito, se ríen y dicen: “Eso es muy raro”. “¡Es gelatina!”, les grito, harta. “Parece químico”, espeta Francés#1 y, a continuación, da un mordisco a su hamburguesa del Burger King.

Ni mi compañera de piso vegetariana me mira tan mal cuando como carne. Ni a otro compañero, que (desgraciadamente) ya volvió a su país, Arabia Saudi, se le ocurrió nunca decirnos nada cuando comíamos ibéricos delante de él. Pero claro, ninguno de ellos es francés.

Para entonces, todos han decidido opinar. Francesa#2 me vuelve a preguntar qué es. Le ofrezco probar. “No, apesta”, dice. No os quiero contar que he pensado contestarle. Francesa#2 ha tomado patatas fritas sabor Pollo Asado de postre.

Para más inri, estoy yendo a clases de francés y resulta que mi profesora no me está enseñando correctamente. Me lo ha chivado mi compañero de piso Anael, de Burdeos, el único francés respetable que conozco. Aunque no descarto conocer más franceses respetables, una cosa es segura: no tomaremos gelatina.

gelatina

La Culpable

P.D.: Aunque no lo creáis, no me he propuesto que me cierren todas las fronteras de Europa.

Etiquetado , , , , ,

Capítulo 7. Hablemos de ellas

Adele, icono de moda derryano | Source: 3news.co.nz

Adele, icono de moda derryano | Source: 3news.co.nz

De ellos, no hay mucho que decir. Básicamente, hay dos grupos diferenciados de chicos en Derry: están los que salen por pubs a escuchar música en directo, que van de lo normal a lo muy hipster; y el irlandés estándar de club, que sale a escuchar música precocinada por mtv, cuyo estilo va de lo cani a lo más cani.

Esta última subcultura urbana, por llamarla de algún modo, se caracteriza por una cuidada pero nada acertada estética, aderezada por una blanca piel y rojos mofletes, por cortesía de Guinness. Además, he observado un tercer tipo de joven irlandés que denominaré el chandalero, pero puesto que sólo lo he visto de día, he deducido que frecuenta otras zonas de ocio o que, quizá, de noche se transforma en el irlandés estándar de club. Pero iba a hablar de ellas.

Ellas son… diferentes. De otra especie, diría yo. Lucirán sus rocambolescos peinados y sus vestidos en plena calle, cuando el termómetro no marca ni 2 grados. Y encima tú, con bufanda, eres la rara. Vendrán en tacones y plataformas de 20 cm como mínimo. Lo de los tacones es algo, cuanto menos, admirable en una ciudad llena de cuestas y adoquines. Especialmente cuando salen del bar dando tumbos y siguen en pie. Heroínas.

Llama la atención su sentido de la estética (o su falta de él). No pretenden sacarse partido a sí mismas sino darse más potingues que las demás, llevar las pestañas postizas más largas o el cardado más grande. Y da igual cómo sean, intentarán meterse en el vestido más estrecho de la tienda. Si la cuestión es llamar la atención, desde luego, lo consiguen.

El desodorante no sé, pero a las chicas irlandesas el maquillaje no les abandona nunca. Y no hablo ya de los fines de semana, aquí van como puertas de lunes a domingo. Recientemente he podido comprobar que las chicas de Derry no renuncian al eyeliner ni para ir al médico. Ni tampoco al chandal de leopardo…

Así que, como conclusión, recordaré a las chicas de por aquí que Adele sólo hay una, y que es mejor que dejen de peinarse como ella. Y sería mejor también que dejaran de ver tanta tele, si no quieren acabar saliendo en ella, porque Derry tiene material para varios realities de MTV. Propongo un Derry Shore meets Teen Mum, ya que aquí a los 20 casi todas son ya madres. Pero de eso hablaremos otro día.

Vicky Pollard - Little Britain | Source: BBC

Vicky Pollard – Little Britain | Source: BBC

Etiquetado , , , , , ,

Capítulo 5. Typical Irish. O UK. O lo que sea.

guinness

A continuación, he decidido compartir ciertas cuestiones en las que he ido reparando durante mi primera semana en Irlanda del Norte. Así que, si tienes pensado pasarte por aquí próximamente lee atentamente, o no digas que no se te advirtió.

En Irlanda del Norte, y en Reino Unido en general, la mayoría de las casas son viviendas unifamiliares; no hay grandes edificios ni rascacielos. Tampoco en las ciudades. No te asustes si tu hostal es una de estas casucas, es perfectamente normal. Probablemente haya un señor o señora en la recepción, a quien no entenderás ni papa aunque hayas estudiado inglés toda tu vida, porque el acento norirlandés no se parece a nada que hayas oído antes. No lo intentes. Coge la llave y dí que sí a todo.

El interior de estas viviendas está completamente forrado con una moqueta muy fea. Nunca he sabido por qué. Son sucias, huelen mal, no quedan bien y si derramamos algo sobre ellas la mancha queda de recuerdo por los siglos de los siglos.

Otro punto a tener en cuenta son los enchufes, que en Reino Unido no son como en los demás países del mundo mundial. ¿Si conducen al revés como no van a tener un enchufe distinto? Más allá del hecho de que tendrás que comprarte un par de adaptadores, lo peor es que estos enchufes dejan pasar menos voltios. ¿Esto qué implica? Que aunque tu secador de pelo haga el mismo ruido que en España, tardará más en secar. Concretamente, una hora más. Recomendación: córtate la melena antes de venir.

También tiene menos potencia el ibuprofeno de UK que el de España. No es que sea peor, es que sólo venden hasta 200mg, mientras en España venden hasta 600mg. Así que, ya sabéis dónde hay que ir a comprar la droga.

Es muy típico aquí que, en la misma farmacia, podáis adquirir champús y otras tantos productos de belleza e higiene y hasta comida. También es muy típico que todas las tiendas vendan de todo (menos ibuprofeno de 600mg…). Así que, no os preocupeis si cuando estéis en vuestro hostal os encapricháis de una chocolatina y queda lejos el Tesco (una especie de Mercadona, pero más caro), bajad a la farmacia o la tienda de ropa más cercana, que seguro que os la venden.

Los pelirrojos son muy majos. Eso dicen, yo aún no he visto ninguno.

No puedo terminar este post sin mencionar una de las cosas más famosas de Irlanda: la Guinness. Efectivamente, en Irlanda e Irlanda del Norte se bebe mucha Guinness y mucho de todo. Lo voy a dejar ahí.

Espero que estas observaciones os hayan sido de utilidad y vayáis bien preparad@s en vuestro próximo viaje a este precioso país. Viva los tópicos… Olé!

Etiquetado , , , , , ,