Archivo de la etiqueta: irlanda

Capítulo 21. Más majos que las libras del Ulster

Libras del Ulster

Si hay algo de lo que pueden presumir los irlandeses -dejando a un lado la cerveza- es de su cordialidad. No es extraño que, caminando por algún rincón de la isla, nos encontremos de pronto con que un desconocido nos saluda. Es inútil tratar de hacer memoria para recordar de qué conocemos a ese señor que acaba de lanzarnos un Hello: sólo es un irlandés simpático 

No vayáis a pensar que lo de la hospitalidad irlandesa es un mito. No en vano, Irlanda fue escogido el país más amable del mundo por la revista Lonely Planet en 2008 y aún sigue a la cabeza del ranking. Sólo en Irlanda puedes salir de un bar, conversar con una pareja 5 minutos y que se ofrezcan a llevarte a casa. Sólo en Irlanda puedes encapricharte de Mcdonalds, que sólo esté abierto el McAuto y que una familia se ofrezca a llevarte en su coche para que pidas tu hamburguesa. Y, por si fuera poco, que esa misma familia se ofrezca a acercarte de nuevo a casa, a pesar de vivir a 2 minutos a pie. No sucedería en ningún otro lugar del mundo, y menos aún dos veces la misma noche.

No vayáis a confundirlo con la politeness británica, que estos días está muy en boga porque se ha vuelto viral en internet. Resulta que una empresa creó un manual para sus trabajadores y becarios de Reino Unido, explicándoles que, por ser políticamente correcto y extremadamente educados, los ingleses no siempre dicen lo que quieren decir.

Si bien es cierto que la amabilidad irlandesa se ejerce, en ocasiones, por puro protocolo o compromiso (llevando a la frustración de los extranjeros y a la idea de  que el irlandés puede ser a veces algo hipócrita), en general se agradece. Cuando estás perdido y ya no hay mapa que te guíe; cuando no te das cuenta de que la cartera se te ha caído en medio del bar; cuando  eres nuevo en la ciudad y vas a un pub por primera vez; y por supuesto, cuando necesitas un coche para pedir una hamburguesa, el irlandés estará ahí para ayudarte.

 

P.D.:  Las libras del Ulster las emitie el Banco del Ulster (recientemente absorbido por Danske Bank), pero son esterlinas por lo que, en principio, funcionan como el resto de libras. Todo muy chachipiruli hasta que vas a Inglaterra y te las tiran a la cara en muchos sitios. Por comentarlo.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

Capítulo 18. Imágenes

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Por eso, voy a compartir en el blog algunas de las que he recopilado durante mi estancia en Irlanda del Norte, que quizá arrojen cierta luz sobre el comportamiento y modo de vida de la gente local. O quizá no. Pero como a todo el mundo le gustan las fotos, las comparto igual.

Una araña de goma te da la bienvenida a la que será tu casa durante 6 meses. Lo típico.

spider-moqueta

Prueba de la obsesión norirlandesa por Euskadi #1

Prueba de la obsesión norirlandesa por Euskadi #2

2013-01-17 19b

Prueba de la obsesión norirlandesa por Euskadi #3

odonnels2

Prueba de la obsesión norirlandesa por Euskadi #4

pantalones “vascos” en Topshop

pantalones “vascos” en Topshop

Modelito casual para St. Patrick’s.

verde que te quiero verde

Una alternativa al típico D.E.P.

Bye Thatcher

¿Cuál es tu talla de pelo?

Every DERRY Girls' Dream

Every DERRY Girls’ Dream

No aparquen, por favor. No les multamos, pero es una ofensa mu’ grande.

car park

Una gran idea ponerle a tu negocio de peluquería el nombre de un “barbero diabólico”.

2013-01-11 15b

#MarcaEspaña. Exportando los mejores productos del país:

1. Chorizo con ajo y paprika
chorizo
2. El Tetrabrik de bolsillo.

IMG_20130516_181413b

En un baño cualquiera, de un bar cualquiera, de no cualquier ciudad… 

Test bilingüe, ¿habrán aprobado?

¿Aprobarían este test?

 

Eso es todo (y menos mal). Aunque todavía me queda un mes para captar con mi cámara (quien dice cámara dice móvil que no enfoca bien) todo el bizarrismo de Derry e Irlanda del Norte. Así que, ¿continuará?

Etiquetado , , , , ,

Capítulo 17. Vuelta a casa: Cronología

vuelve

© El Almendro

Después de pasar tres meses en un país extranjero puede apetecer volver a casa unos días. En realidad, no era éste mi caso, pero he de admitir que, una vez tuve el vuelo comprado, sumé ganas. Al fin, llegó el día del viaje, jueves, 11 de abril. Las conexiones Bilbao-Derry no son las más óptimas, así que me esperaba un largo viaje.

3:30 AM Suena la alarma. Tengo tiempo, mi bus sale en una hora. Aún así, casi lo pierdo porque el reloj avanza repentinamente de las 3:50 a las 4:15 sin que pueda ni darme cuenta. Cuando me percato de la hora que es, dejo el café recién hecho en mi mesita de noche y salgo corriendo con la maleta a cuestas. Llego a tiempo. ¡Bien! Pero, ¡mal!, la puerta de la estación de autobuses está cerrada. Hay que acceder por una entrada alternativa al otro lado de la calle y yo voy con el tiempo justo, pero logro llegar antes de que salga el bus.

4:28 Sorprendentemente, no soy la última en subir. Puntualidad irlandesa. Mi jefa y dos compañeros más están también allí, van al aeropuerto por tema business. “Pensábamos que no llegabas…”. Todo controlado.

4:30 Salimos.

4:35 Mi ipod se queda sin batería.

8:15 Tras casi 4 horas de trayecto por caminos de cabras (eso no son carreteras, que no me quieran engañar) llegamos al aeropuerto de Dublín. Pero el vuelo no sale hasta las 12:35. Genial.

12:30 Retrasan el vuelo una hora. MATAR. MATAR. MATAR.

13:30 Salimos. Por fin.

16:30 Hora española, llegamos.

Y aún me quedaba la vuelta. Una semana después, el mismo avión, los mismos caminos de cabras y el mismo café, esperándome sobre la mesita de noche, con un microsistema viviente creado en su interior gritando Welcome back.

Etiquetado , , , , , , ,

Capítulo 16. Historias para no dormir

zzzz

Hace poco leí que el pasado año hubo 332 quejas por ruido en Derry. La mayoría, relacionadas con animales ruidosos o vecinos pesados. Ya he hablado alguna vez de mis vecinos. Resulta que la casa contigua está dividida en varias viviendas con distintos habitantes en todas ellas, que nos sorprenden con diferentes historias cada día. O mejor dicho, cada noche. Una fiesta, una disputa familiar, gente pidiendo que se le abra la puerta desde la calle (aunque admitimos ser culpables de esto último también nosotros… ¡pero fue sólo una vez!).

Lo cierto es que, desde que estoy en Derry, estoy aprendiendo a dormir en circunstancias adversas. Tapones y antifaz son mis compañeros de cama. Las contracturas, el resultado de 8 horas de sueño sobre dicha cama. Según el dueño de la casa, ningún colchón tiene más de dos años… Yo digo que serán años caninos porque humanos, no.

Además, por si no fuera suficiente con las campanas, la coral de pájaros cantores y la luz que entra por las desnudas ventanas de mi cuarto (estoy pensando seriamente dejar la comunicación y montar una empresa de persianas en UK, es un mercado inexplorado), desde hace dos días se ha unido a esta escandalosa orquesta un grupo de obreros que taladran la acera y mis oídos desde primera hora de la mañana. Para seguir poniendo a prueba mi sueño y mi paciencia, también.

Siempre me pregunté por qué los guiris, en general, madrugaban. No lo pueden evitar, les despierta el Día.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Capítulo 15. St. Patrick’s

Llevo una semana queriendo escribir una entrada sobre lo que fue vivir St. Patrick’s en Irlanda pero nunca quedo contenta con el resultado.

Os haré un resumen: amigas, amigos, tréboles, sombreros, carnaval, Guinness, sidra de fresa y lima, chupitos que se derraman, Peadar O’donnells, Mason’s, Metro, pizzas, hamburguesas, chocolates indigestos, música irlandesa, Titanic, oh what a same x2, psicokillers, más pizza, humus y pita, fotos, más fotos, shake your shamrocks, lume na palleira, el Papa y Argentina.

Puede que no se pueda escribir una buena entrada sobre St. patrick’s porque, definitivamente, ¡hay que vivirlo!

Os recomiendo un viajecito a Irlanda en estas fechas 🙂

Etiquetado , , , , , ,

Capítulo 13. Aquí no llueve

Tachadme de poco original si queréis, pero si en la prensa tradicional el tiempo es un tema recurrente, en mi blog se merece cómo mínimo, una entrada. A estas alturas ya sabréis que me encuentro en la ciudad de Derry, en Irlanda del Norte. Y sabréis también que esta zona no se caracteriza por un clima, precisamente, tropical. Veamos los que nos cuenta Wikipedia al respecto:

“El clima es típicamente insular(…), a consecuencia de los moderadamente húmedos vientos de componente atlántico, evitando los extremos en las diferencias de temperatura. Las precipitaciones (principalmente lluvias) se reparten de forma regular durante todo el año (…). El oeste del país, sin embargo, tiende a ser más húmedo y propenso a tormentas atlánticas, que traen de vez en cuando vientos destructivos y la mayoría de precipitaciones en estas áreas, así como nieve y granizo.”

¿Qué significa esto? Que hace una rasca importante, que llueve a menudo y que las estaciones brillan por su ausencia. Vamos, que sólo sabes si es invierno o verano mirando el calendario. Con suerte las temperaturas subirán a partir de abril o mayo, pero lo que es la lluvia… no cesará.

Por eso, el paraguas se convierte en un accesorio fundamental, ¿verdad? Error. En este país o, al menos, en esta ciudad, los paraguas no duran ni 10 minutos. Ya llevo comprados cuatro. Menos mal que existe Poundland, tienda en que todo cuesta 1 libra. Porque la lluvia no viene sola, le suelen acompañar fuertes rachas de viento que acaban con los escuálidos paraguas del Poundland  y con los de 16 varillas de Jani Markel. Por eso, es mejor agenciarse un un buen chubasquero… y a correr.

Sorprendentemente, llevamos un par de días soleados seguidos y, la verdad, es que se ve Derry completamente distinta. Aunque, cómo no, esto tiene también su lado negativo. Debido a la extraña costumbre británico-irlandesa (para esto no se pelean) de no usar persianas, el solazo mañanero entra en mi cuarto sin que yo pueda evitarlo, despertándome e impidiéndome dormir a gusto. Por no mencionar que, si durante los grises días derryanos los coches y las campanas de la catedral contigua a mi casa ya me obligaban a usar tapones para dormir, los recién llegados pajarillos cantores no ayudan demasiado. Pero, a pesar de todo esto, esperemos que el Sol se quede con nosotros unos cuantos días más; le da a la ciudad una nueva luz y un color diferente y agradable.

derrysol

Etiquetado , , ,

Capítulo 11. Medicinas

farmacia-de-guardia01

El otro día os contaba que en Argos, una cadena de tiendas de UK, pedías el producto en caja y tenías que esperar a que te lo trajeran de un recóndito almacén. Ilusa de mí, pensaba que era un ‘modus operandi’ exclusivo de esta tienda pero, no, parece que es algo bastante extendido. Por ejemplo, en Boots, otra supercadena británica que vende higiene y belleza y medicamentos. La típica farmacia.

Así, tú vas al mostrador toda decidida con tu receta hasta que la dependienta te para de forma abrupta. Que esperes, dice. Y vaya si esperas. Cinco mujeres tras el mostrador y todas paradas.  Mientras, lógicamente, se va formando una larga cola de clientes/pacientes que consultan la hora con impaciencia. ¿Y las dependientas? Ellas se lo toman con caaaaaaalma. Lo primero que aprendí al llegar a Derry fue que aquí todo se hace “slow” (despacio) -en palabras de la taxista que me llevó a casa- y, ahora, ya lo puedo corroborar.

Pero una cosa es funcionar con cierta parsimonia y, otra, hacerlo con métodos poco operativos. Sobre todo, me intriga mucho este sistema de “lo pido-lo piden-espero-espero-sigo esperando-lo traen”. Porque si lo que necesitas lo tienen en stock, o su almacén es tipo el armario de Narnia o lo fabrican en el momento para cada uno de nosotros. Y, por el tiempo que tardan, lo mandar hacer a China.

Mi visita a la farmacia también tuvo alguna sorpresa positiva. Dos, concretamente. En primer lugar, ¡sí hay ibuprofenos de más de 200mg en UK! Eso sí, máximo 400mg y sólo con receta. Gracias a una fuente cercana (véase, compañero de piso) he descubierto que tampoco dan paracetamol de 1g. ¿A qué tienen miedo, a una sobredosis de analgésicos? Normal que la gente recurra al alcohol, porque es la única ‘medicina’ que dispensan sin reparos.

Lo segundo que descubrí fue que, en Irlanda del Norte, los medicamentos con receta son totalmente gratis,  al menos los que no requieren una toma prolongada. Y tal como está la situación en casa, con el euro por receta, los mayores de 26 que no coticen sin derecho a seguridad social y yo a punto de cumplir los 25… Pues como que viene bien. Hace que esperar un ratito en la farmacia sea un mal muy, pero que muy, menor.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Capítulo 9. El carrito de la compra

Hoy toca sesión de video. No os asusteis, no es mas que medio minuto. La primera vez que lo vi me sentí muy identificada con el protagonista del spot, veréis por qué. Cuando terminó, no tanto.

Dejando a un lado el tema de si el anuncio es machista o no (peor para la marca, menos mujeres comprarán la dichosa chocolatina), como bien ilustra el vídeo llevar las bolsas del súper a veces puede resultar un suplicio. Sobre todo cuando haces una compra grande en el Tesco y te dan mil bolsitas de plástico que te joden las manos y se te resbalan y tienes que subirlas hasta tu casa en lo alto de una colina, mientras llevas las mochila con el pórtatil y llueve. A todos nos ha pasado. Por eso, decidí comprarme un carrito de la compra.

Me sugirieron ir a Argos, tipo Leroy Merlin, para que os hagáis una idea. Yo no sé si en el resto de tiendas de la cadena funciona igual, pero en el Argos de Derry no hay nada expuesto. Tú miras uno de los catálogos, apuntas el número de serie del producto que quieres y vas a caja. En la caja te dicen ‘Wait’, y te sientas en una mini sala de espera, a esperar.

La chica de caja te dice que el diseño puede no coincidir y bla, bla, no escucho. Por fin, sale mi carrito, ¡desmontado! Menos mal que esto no es Ikea y se ofrecen a montarlo. Pero durante el proceso veo algo raro… No digo nada y 15 minutos después, salgo por fin de allí con un carro. Eso sí, no el que yo había comprado. Os lo ilustraré:

Carrito Bien | Carrito Mal

Carrito Bien | Carrito Mal

Yo compré el carrito de la izquierda, un carro de la compra estándar; pero me dieron el de la derecha, carrito de señor cartero.

MORALEJA: Argos no. Sólo tiendas donde podáis ver el producto antes de comprarlo.

Etiquetado , , , , , ,

Capítulo 8. Norn Iron*

Source: grindstore.com

Source: grindstore.com

En mi afán por entender este extraño (y bonito) acento norirlandés, he consultado muchas fuentes, personales y virtuales, para que me ayuden a distinguir las características principales del slang (jerga) local.. Ahí va el resultado de mi exhaustivo (jaja) análisis:

Aye
Pronunciado /ei/. Sustituye a ‘Yes’, ‘Yeah’, etc. Es decir, que significa .

Ma/Da
Esta no es muy difícil… ¡Premio! ‘Mum/Dad’ (Mamá/Papá).

Mucker
Nuestro equivalente más próximo sería el típico “tío/a”. Similar a otras coletillas inglesas tipo ‘dude’ o ‘mate’ también se usa muchíííísimo en el lenguaje oral.

Eejit
¡Pero a ver quién es el listo que acierta a qué palabra equivale ‘Eejit’! Pues resulta que, curiosamente, viene a significar… “Idiota”. No me preguntéis cómo se pronuncia, en este campo soy una eejit.

Is that you?
Si estáis por el Ulster y os preguntan esto, vuestra mente traducirá al castellano y responderá “Pues claro que soy yo” puesto que, efectivamente, es la respuesta lógica y literal a esta pregunta. Pero en Irlanda del Norte se aplican otros parámetros ajenos a la lógica y la literalidad. Si alguien te pregunta ‘Is that you?’, os está preguntando si habéis terminado o estáis preparados. La pregunta cobra especial importancia si proviene de vuestro jefe. Así que, al loro.

What’s (the) craic?
Qué quiere decir algo así como “¿Qué hay de nuevo?”. En Derry y, por lo que he leído, en muchos lugares de Irlanda se utiliza para preguntar qué tal ha ido el día (o la noche, of course). Pero se usa, también, como coletilla para todo. Veamos un par ejemplos:

Llamamos por teléfono a un familiar:
Hi Ma, What’s (the) craic?
– Bla bla bla….

Entre amigos:
What’s (the) craic?
– Ach, Craic.

Os habéis enterao de que se lo han pasao bien, ¿no?.
También se puede saludar con la fórmula ‘Bout ye?’ o ‘How bout ye?’, que también mola, pero menos.

Y, por último, no nos olvidemos de la maravillosa alteración vocálica en absolutamente todas las palabras que convierte la comprensión del inglés del Ulster en misión imposible. Porque en Irlanda del Norte no van a su /xom/, van a su /xeim/ (home – casa); ni pagan en /paunds/, sino en /poinds/ (pounds – libras) y muchas otras tantas cosas que se alejan del inglés estándar. Así que tendremos que acercarnos nosotros al suyo. A su inglés, digo.

Source: bluespat.com

Source: bluespat.com

*Norn Iron: Northern Ireland en Northern Ireland.

(Pido perdón a todos los filólogos ofendidos por todos los errores de este post cuya intención es meramente divulgativa y para entretenimiento propio. Sorry) 

Etiquetado , , , , ,

Capítulo 5. Typical Irish. O UK. O lo que sea.

guinness

A continuación, he decidido compartir ciertas cuestiones en las que he ido reparando durante mi primera semana en Irlanda del Norte. Así que, si tienes pensado pasarte por aquí próximamente lee atentamente, o no digas que no se te advirtió.

En Irlanda del Norte, y en Reino Unido en general, la mayoría de las casas son viviendas unifamiliares; no hay grandes edificios ni rascacielos. Tampoco en las ciudades. No te asustes si tu hostal es una de estas casucas, es perfectamente normal. Probablemente haya un señor o señora en la recepción, a quien no entenderás ni papa aunque hayas estudiado inglés toda tu vida, porque el acento norirlandés no se parece a nada que hayas oído antes. No lo intentes. Coge la llave y dí que sí a todo.

El interior de estas viviendas está completamente forrado con una moqueta muy fea. Nunca he sabido por qué. Son sucias, huelen mal, no quedan bien y si derramamos algo sobre ellas la mancha queda de recuerdo por los siglos de los siglos.

Otro punto a tener en cuenta son los enchufes, que en Reino Unido no son como en los demás países del mundo mundial. ¿Si conducen al revés como no van a tener un enchufe distinto? Más allá del hecho de que tendrás que comprarte un par de adaptadores, lo peor es que estos enchufes dejan pasar menos voltios. ¿Esto qué implica? Que aunque tu secador de pelo haga el mismo ruido que en España, tardará más en secar. Concretamente, una hora más. Recomendación: córtate la melena antes de venir.

También tiene menos potencia el ibuprofeno de UK que el de España. No es que sea peor, es que sólo venden hasta 200mg, mientras en España venden hasta 600mg. Así que, ya sabéis dónde hay que ir a comprar la droga.

Es muy típico aquí que, en la misma farmacia, podáis adquirir champús y otras tantos productos de belleza e higiene y hasta comida. También es muy típico que todas las tiendas vendan de todo (menos ibuprofeno de 600mg…). Así que, no os preocupeis si cuando estéis en vuestro hostal os encapricháis de una chocolatina y queda lejos el Tesco (una especie de Mercadona, pero más caro), bajad a la farmacia o la tienda de ropa más cercana, que seguro que os la venden.

Los pelirrojos son muy majos. Eso dicen, yo aún no he visto ninguno.

No puedo terminar este post sin mencionar una de las cosas más famosas de Irlanda: la Guinness. Efectivamente, en Irlanda e Irlanda del Norte se bebe mucha Guinness y mucho de todo. Lo voy a dejar ahí.

Espero que estas observaciones os hayan sido de utilidad y vayáis bien preparad@s en vuestro próximo viaje a este precioso país. Viva los tópicos… Olé!

Etiquetado , , , , , ,