Capítulo 15. St. Patrick’s

Llevo una semana queriendo escribir una entrada sobre lo que fue vivir St. Patrick’s en Irlanda pero nunca quedo contenta con el resultado.

Os haré un resumen: amigas, amigos, tréboles, sombreros, carnaval, Guinness, sidra de fresa y lima, chupitos que se derraman, Peadar O’donnells, Mason’s, Metro, pizzas, hamburguesas, chocolates indigestos, música irlandesa, Titanic, oh what a same x2, psicokillers, más pizza, humus y pita, fotos, más fotos, shake your shamrocks, lume na palleira, el Papa y Argentina.

Puede que no se pueda escribir una buena entrada sobre St. patrick’s porque, definitivamente, ¡hay que vivirlo!

Os recomiendo un viajecito a Irlanda en estas fechas 🙂

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

Capítulo 14. Gelatina

De acuerdo, tenéis razón. A veces me paso con los irlandeses cuando, lo cierto, es que la mayoría son muy amables. Más allá de unas pocas historias para no dormir (a veces literalmente, porque hay que ver vaya fiestas se pegan los vecinos por las noches) no me puedo quejar. Por eso, he decidido hacer un post diferente y no criticar a los irlandeses. Hoy, voy a criticar a los franceses.

Hora de comer. Ya sabéis, en Reino Unido a eso de las 12:30 horas. Me siento en una mesa con estudiantes galos. El almuerzo transcurre con normalidad hasta el postre. Hoy me toca gelatina. La saco de la bolsa y empiezo a comer sin preocuparme por estar haciendo nada extraño (ingenua).

De repente, Francesa#1 me ve y me grita algo en su idioma. No entiendo. Se pasa al inglés (mejor). Que qué es lo que estoy comiendo, pregunta. Lo miro. Se lo muestro. Pues gelatina. “¿El qué?”, vuelve a preguntarme, “nunca lo había visto, no tenemos de eso en Francia”. Lo vuelvo a mirar. Me aseguro de que no estoy comiendo comida para gatos, o tarta del Ikea. “Es gelatina”, repito. Y continúo, mientras Francesa#1 murmura que quizá lo pruebe algún día.

En Francia, cuna de la cuisine, donde se las dan eruditos gastronómicos y presumen de tener los mejores chefs y restaurantes, no tienen gelatina. Y diréis, será cosa de esa chica, Francesa#1, pero es porque aún no conocéis a Francés#1 y Francés#2.

Francés#1 y Francés#2 comparten mesa conmigo, pero apenas si había reparado en su presencia hasta que sentí sus miradas clavadas en mí. O, mejor dicho, en mi gelatina. Por fin, les devuelvo la mirada, se sobresaltan un poquito, se ríen y dicen: “Eso es muy raro”. “¡Es gelatina!”, les grito, harta. “Parece químico”, espeta Francés#1 y, a continuación, da un mordisco a su hamburguesa del Burger King.

Ni mi compañera de piso vegetariana me mira tan mal cuando como carne. Ni a otro compañero, que (desgraciadamente) ya volvió a su país, Arabia Saudi, se le ocurrió nunca decirnos nada cuando comíamos ibéricos delante de él. Pero claro, ninguno de ellos es francés.

Para entonces, todos han decidido opinar. Francesa#2 me vuelve a preguntar qué es. Le ofrezco probar. “No, apesta”, dice. No os quiero contar que he pensado contestarle. Francesa#2 ha tomado patatas fritas sabor Pollo Asado de postre.

Para más inri, estoy yendo a clases de francés y resulta que mi profesora no me está enseñando correctamente. Me lo ha chivado mi compañero de piso Anael, de Burdeos, el único francés respetable que conozco. Aunque no descarto conocer más franceses respetables, una cosa es segura: no tomaremos gelatina.

gelatina

La Culpable

P.D.: Aunque no lo creáis, no me he propuesto que me cierren todas las fronteras de Europa.

Etiquetado , , , , ,

Capítulo 13. Aquí no llueve

Tachadme de poco original si queréis, pero si en la prensa tradicional el tiempo es un tema recurrente, en mi blog se merece cómo mínimo, una entrada. A estas alturas ya sabréis que me encuentro en la ciudad de Derry, en Irlanda del Norte. Y sabréis también que esta zona no se caracteriza por un clima, precisamente, tropical. Veamos los que nos cuenta Wikipedia al respecto:

“El clima es típicamente insular(…), a consecuencia de los moderadamente húmedos vientos de componente atlántico, evitando los extremos en las diferencias de temperatura. Las precipitaciones (principalmente lluvias) se reparten de forma regular durante todo el año (…). El oeste del país, sin embargo, tiende a ser más húmedo y propenso a tormentas atlánticas, que traen de vez en cuando vientos destructivos y la mayoría de precipitaciones en estas áreas, así como nieve y granizo.”

¿Qué significa esto? Que hace una rasca importante, que llueve a menudo y que las estaciones brillan por su ausencia. Vamos, que sólo sabes si es invierno o verano mirando el calendario. Con suerte las temperaturas subirán a partir de abril o mayo, pero lo que es la lluvia… no cesará.

Por eso, el paraguas se convierte en un accesorio fundamental, ¿verdad? Error. En este país o, al menos, en esta ciudad, los paraguas no duran ni 10 minutos. Ya llevo comprados cuatro. Menos mal que existe Poundland, tienda en que todo cuesta 1 libra. Porque la lluvia no viene sola, le suelen acompañar fuertes rachas de viento que acaban con los escuálidos paraguas del Poundland  y con los de 16 varillas de Jani Markel. Por eso, es mejor agenciarse un un buen chubasquero… y a correr.

Sorprendentemente, llevamos un par de días soleados seguidos y, la verdad, es que se ve Derry completamente distinta. Aunque, cómo no, esto tiene también su lado negativo. Debido a la extraña costumbre británico-irlandesa (para esto no se pelean) de no usar persianas, el solazo mañanero entra en mi cuarto sin que yo pueda evitarlo, despertándome e impidiéndome dormir a gusto. Por no mencionar que, si durante los grises días derryanos los coches y las campanas de la catedral contigua a mi casa ya me obligaban a usar tapones para dormir, los recién llegados pajarillos cantores no ayudan demasiado. Pero, a pesar de todo esto, esperemos que el Sol se quede con nosotros unos cuantos días más; le da a la ciudad una nueva luz y un color diferente y agradable.

derrysol

Etiquetado , , ,

Capítulo 12. From Berlin to Derry (prestado)

scan1b 2

From Berlin to Derry.

Recomiendo totalmente leer para entender la experiencia de viajar al extranjero, concretamente a Derry, y de tratar con su gente. Me siento muy identificada 🙂 Pinchad el enlace y ¡enjoy!

Fuente: foyleinternational.wordpress.com

Etiquetado , , , ,

Capítulo 11. Medicinas

farmacia-de-guardia01

El otro día os contaba que en Argos, una cadena de tiendas de UK, pedías el producto en caja y tenías que esperar a que te lo trajeran de un recóndito almacén. Ilusa de mí, pensaba que era un ‘modus operandi’ exclusivo de esta tienda pero, no, parece que es algo bastante extendido. Por ejemplo, en Boots, otra supercadena británica que vende higiene y belleza y medicamentos. La típica farmacia.

Así, tú vas al mostrador toda decidida con tu receta hasta que la dependienta te para de forma abrupta. Que esperes, dice. Y vaya si esperas. Cinco mujeres tras el mostrador y todas paradas.  Mientras, lógicamente, se va formando una larga cola de clientes/pacientes que consultan la hora con impaciencia. ¿Y las dependientas? Ellas se lo toman con caaaaaaalma. Lo primero que aprendí al llegar a Derry fue que aquí todo se hace “slow” (despacio) -en palabras de la taxista que me llevó a casa- y, ahora, ya lo puedo corroborar.

Pero una cosa es funcionar con cierta parsimonia y, otra, hacerlo con métodos poco operativos. Sobre todo, me intriga mucho este sistema de “lo pido-lo piden-espero-espero-sigo esperando-lo traen”. Porque si lo que necesitas lo tienen en stock, o su almacén es tipo el armario de Narnia o lo fabrican en el momento para cada uno de nosotros. Y, por el tiempo que tardan, lo mandar hacer a China.

Mi visita a la farmacia también tuvo alguna sorpresa positiva. Dos, concretamente. En primer lugar, ¡sí hay ibuprofenos de más de 200mg en UK! Eso sí, máximo 400mg y sólo con receta. Gracias a una fuente cercana (véase, compañero de piso) he descubierto que tampoco dan paracetamol de 1g. ¿A qué tienen miedo, a una sobredosis de analgésicos? Normal que la gente recurra al alcohol, porque es la única ‘medicina’ que dispensan sin reparos.

Lo segundo que descubrí fue que, en Irlanda del Norte, los medicamentos con receta son totalmente gratis,  al menos los que no requieren una toma prolongada. Y tal como está la situación en casa, con el euro por receta, los mayores de 26 que no coticen sin derecho a seguridad social y yo a punto de cumplir los 25… Pues como que viene bien. Hace que esperar un ratito en la farmacia sea un mal muy, pero que muy, menor.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Capítulo 10. Sunday Bloody Sunday

© N. Fdez

Derry, 30 de enero de 1972. Miles de personas participaban en una manifestación pacífica, cuando soldados del Ejército Británico abrieron fuego contra ellos. Catorce personas murieron. Ayer fue 30 de enero. 41 años de esta histórica y fatídica fecha. Derry lo recordó con varios actos entre los que destacó la marcha anual por las víctimas del Bloody Sunday, el pasado domingo. Asistí.

El objetivo ‘oficial’ de esta marcha es pedir justicia para las víctimas del Domingo Sangriento. Pero a esta causa se le han ido sumando otras. Por supuesto, el matiz ideológico está muy presente. Los manifestantes, todos católicos -en Irlanda del Norte los católicos abogan por una República de Irlanda unificada y los protestantes prefieren seguir formando parte de Reino Unido-, clamaban diversos mensajes. Reivindicaciones de justicia para las víctimas mortales del Domingo Sangriento, sí, pero también para sus líderes ideológicos, para miembros del IRA, incluso para Palestina. Sin ir más lejos, de Dublin se dejaron caer unos vascos con ikurriña y reivindicación de independencia bajo el brazo.

En definitiva, la marcha resultó ser una manifestación política en toda regla. Y al mismo tiempo, he leído que, al otro lado de la ciudad, los protestantes llevaban a cabo otra movilización en favor de sus derechos. Tengo mucho respeto a este tema y, además, no lo conozco en profundidad, por lo que no quiero opinar de forma temeraria. Pero  todo lo que comento es muy evidente y lo fue aún más el pasado domingo. Se ve paseando por barrios muy católicos. O barrios unionistas acérrimos. Os dejo al final del post unas fotos de la Bloody Sunday March para que veáis a qué me refiero.

No juzgo el derecho de cada uno a manifestar su opinión y reivindicar lo que quiera, es absolutamente lícito y lo defiendo, pero en este caso tanta ‘apología de’ no es sino la muestra de que el conflicto sigue latente y las heridas no se han cerrado. Y teniendo en cuenta los recientes disturbios de Belfast, no parece que vaya a concluir a corto plazo.

Etiquetado , , , , ,

Capítulo 9. El carrito de la compra

Hoy toca sesión de video. No os asusteis, no es mas que medio minuto. La primera vez que lo vi me sentí muy identificada con el protagonista del spot, veréis por qué. Cuando terminó, no tanto.

Dejando a un lado el tema de si el anuncio es machista o no (peor para la marca, menos mujeres comprarán la dichosa chocolatina), como bien ilustra el vídeo llevar las bolsas del súper a veces puede resultar un suplicio. Sobre todo cuando haces una compra grande en el Tesco y te dan mil bolsitas de plástico que te joden las manos y se te resbalan y tienes que subirlas hasta tu casa en lo alto de una colina, mientras llevas las mochila con el pórtatil y llueve. A todos nos ha pasado. Por eso, decidí comprarme un carrito de la compra.

Me sugirieron ir a Argos, tipo Leroy Merlin, para que os hagáis una idea. Yo no sé si en el resto de tiendas de la cadena funciona igual, pero en el Argos de Derry no hay nada expuesto. Tú miras uno de los catálogos, apuntas el número de serie del producto que quieres y vas a caja. En la caja te dicen ‘Wait’, y te sientas en una mini sala de espera, a esperar.

La chica de caja te dice que el diseño puede no coincidir y bla, bla, no escucho. Por fin, sale mi carrito, ¡desmontado! Menos mal que esto no es Ikea y se ofrecen a montarlo. Pero durante el proceso veo algo raro… No digo nada y 15 minutos después, salgo por fin de allí con un carro. Eso sí, no el que yo había comprado. Os lo ilustraré:

Carrito Bien | Carrito Mal

Carrito Bien | Carrito Mal

Yo compré el carrito de la izquierda, un carro de la compra estándar; pero me dieron el de la derecha, carrito de señor cartero.

MORALEJA: Argos no. Sólo tiendas donde podáis ver el producto antes de comprarlo.

Etiquetado , , , , , ,

Capítulo 8. Norn Iron*

Source: grindstore.com

Source: grindstore.com

En mi afán por entender este extraño (y bonito) acento norirlandés, he consultado muchas fuentes, personales y virtuales, para que me ayuden a distinguir las características principales del slang (jerga) local.. Ahí va el resultado de mi exhaustivo (jaja) análisis:

Aye
Pronunciado /ei/. Sustituye a ‘Yes’, ‘Yeah’, etc. Es decir, que significa .

Ma/Da
Esta no es muy difícil… ¡Premio! ‘Mum/Dad’ (Mamá/Papá).

Mucker
Nuestro equivalente más próximo sería el típico “tío/a”. Similar a otras coletillas inglesas tipo ‘dude’ o ‘mate’ también se usa muchíííísimo en el lenguaje oral.

Eejit
¡Pero a ver quién es el listo que acierta a qué palabra equivale ‘Eejit’! Pues resulta que, curiosamente, viene a significar… “Idiota”. No me preguntéis cómo se pronuncia, en este campo soy una eejit.

Is that you?
Si estáis por el Ulster y os preguntan esto, vuestra mente traducirá al castellano y responderá “Pues claro que soy yo” puesto que, efectivamente, es la respuesta lógica y literal a esta pregunta. Pero en Irlanda del Norte se aplican otros parámetros ajenos a la lógica y la literalidad. Si alguien te pregunta ‘Is that you?’, os está preguntando si habéis terminado o estáis preparados. La pregunta cobra especial importancia si proviene de vuestro jefe. Así que, al loro.

What’s (the) craic?
Qué quiere decir algo así como “¿Qué hay de nuevo?”. En Derry y, por lo que he leído, en muchos lugares de Irlanda se utiliza para preguntar qué tal ha ido el día (o la noche, of course). Pero se usa, también, como coletilla para todo. Veamos un par ejemplos:

Llamamos por teléfono a un familiar:
Hi Ma, What’s (the) craic?
– Bla bla bla….

Entre amigos:
What’s (the) craic?
– Ach, Craic.

Os habéis enterao de que se lo han pasao bien, ¿no?.
También se puede saludar con la fórmula ‘Bout ye?’ o ‘How bout ye?’, que también mola, pero menos.

Y, por último, no nos olvidemos de la maravillosa alteración vocálica en absolutamente todas las palabras que convierte la comprensión del inglés del Ulster en misión imposible. Porque en Irlanda del Norte no van a su /xom/, van a su /xeim/ (home – casa); ni pagan en /paunds/, sino en /poinds/ (pounds – libras) y muchas otras tantas cosas que se alejan del inglés estándar. Así que tendremos que acercarnos nosotros al suyo. A su inglés, digo.

Source: bluespat.com

Source: bluespat.com

*Norn Iron: Northern Ireland en Northern Ireland.

(Pido perdón a todos los filólogos ofendidos por todos los errores de este post cuya intención es meramente divulgativa y para entretenimiento propio. Sorry) 

Etiquetado , , , , ,

Capítulo 7. Hablemos de ellas

Adele, icono de moda derryano | Source: 3news.co.nz

Adele, icono de moda derryano | Source: 3news.co.nz

De ellos, no hay mucho que decir. Básicamente, hay dos grupos diferenciados de chicos en Derry: están los que salen por pubs a escuchar música en directo, que van de lo normal a lo muy hipster; y el irlandés estándar de club, que sale a escuchar música precocinada por mtv, cuyo estilo va de lo cani a lo más cani.

Esta última subcultura urbana, por llamarla de algún modo, se caracteriza por una cuidada pero nada acertada estética, aderezada por una blanca piel y rojos mofletes, por cortesía de Guinness. Además, he observado un tercer tipo de joven irlandés que denominaré el chandalero, pero puesto que sólo lo he visto de día, he deducido que frecuenta otras zonas de ocio o que, quizá, de noche se transforma en el irlandés estándar de club. Pero iba a hablar de ellas.

Ellas son… diferentes. De otra especie, diría yo. Lucirán sus rocambolescos peinados y sus vestidos en plena calle, cuando el termómetro no marca ni 2 grados. Y encima tú, con bufanda, eres la rara. Vendrán en tacones y plataformas de 20 cm como mínimo. Lo de los tacones es algo, cuanto menos, admirable en una ciudad llena de cuestas y adoquines. Especialmente cuando salen del bar dando tumbos y siguen en pie. Heroínas.

Llama la atención su sentido de la estética (o su falta de él). No pretenden sacarse partido a sí mismas sino darse más potingues que las demás, llevar las pestañas postizas más largas o el cardado más grande. Y da igual cómo sean, intentarán meterse en el vestido más estrecho de la tienda. Si la cuestión es llamar la atención, desde luego, lo consiguen.

El desodorante no sé, pero a las chicas irlandesas el maquillaje no les abandona nunca. Y no hablo ya de los fines de semana, aquí van como puertas de lunes a domingo. Recientemente he podido comprobar que las chicas de Derry no renuncian al eyeliner ni para ir al médico. Ni tampoco al chandal de leopardo…

Así que, como conclusión, recordaré a las chicas de por aquí que Adele sólo hay una, y que es mejor que dejen de peinarse como ella. Y sería mejor también que dejaran de ver tanta tele, si no quieren acabar saliendo en ella, porque Derry tiene material para varios realities de MTV. Propongo un Derry Shore meets Teen Mum, ya que aquí a los 20 casi todas son ya madres. Pero de eso hablaremos otro día.

Vicky Pollard - Little Britain | Source: BBC

Vicky Pollard – Little Britain | Source: BBC

Etiquetado , , , , , ,

Capitulo 6. Borrachos

Source: chemistry.ie

Source: chemistry.ie

Europa es el mayor consumidor del alcohol del mundo. Pero en lugares como Irlanda o los países nórdicos la tradición por la bebida supera cualquier medida. ¿Será por el frío? Concretamente aquí, en Derry, es habitual ver gente bebiendo, o ya bebida, por las calles. Es algo, de hecho, normalizado entre los habitantes de la ciudad. Sólo extraña a los de fuera.Pero como yo, ya sabéis, soy de fuera, me resisto a pensar que esto es normal. Una ciudad de borrachos no puede ser aceptada socialmente.

Mientras buscaba información sobre el asunto, me he encontrado todo tipo de publicaciones. Desde estadística pura hasta denuncia pero, sobre todo y tristemente, exaltación de su capacidad para levantar el codo. Lo cual quiere decir que a los irlandeses no sólo no les importa que se les considere unos borrachos sino que, además, se enorgullecen de ello. Para muestra, un botón, con trebolitos y todo:

Source: t-shirt-giant-com

Source: t-shirt-giant-com

Según avoidinglife.com (datos de 2005), en aquel año Irlanda fue el país donde más cerveza se consumió del mundo (¿por qué no me sorprende?) y Reino Unido ocupó el sexto lugar en este ranking. Doy este dato también porque ya sabéis que Irlanda del Norte pertenece a Reino Unido, pero os aseguro que comparte la manera de beber de sus compañeros de isla. Y no penséis que exagero. La gente sale de los bares haciendo ‘eses’ sin pudor, porque a su lado hay tres personas más haciendo tres ‘eses’ más. Y eso quienes aún pueden caminar. Así que se puede decir que la de borrachos es una (dudosa) fama merecida.

En relación al consumo de bebidas espirituosas la cosa cambia un poco. Países como Japón, Francia o Finlandia superaron a Irlanda, que se tuvo que ¿conformar? con el quinto lugar. Reino Unido ocupó el noveno puesto.

Queréis saber en qué lugar estaba España, ¿eh pilluelos? Pues no aparece, lo cual implica que al menos no está a la cabeza y, para mí, es un alivio. Y es raro que no aparezca porque, pensándolo bien, seguro que más del 50% del consumo de alcohol en España es de los irlandeses y británicos que van a la Costa Mediterránea.

Feliz sábado, ¡bebed con moderación!

Source: myspace.com

Source: myspace.com

Etiquetado , , , , , , ,