Archivos Mensuales: septiembre 2013

Capítulo 22. El arte de viajar en avión

Viajar en avión parece algo sencillo pero entraña gran dificultad. De hecho, volar sin sufrir percance alguno está al alcance de muy pocos. Es un arte a la altura de disciplinas que requieren concentración extrema, como los equilibrios sin red o el lanzamiento de cuchillos. No os asombréis del símil circense pues no dista tanto de la realidad ya que, cada vez más, las aerolíneas nos toman por payasos.

Por eso, para salir del duro trance de forma airosa, es necesario prever ciertos hitos que se cumplen en casi todos los viajes en avión:

avioncin

PASO 1. COMPRAR LOS BILLETES

Da igual las webs que comparemos, que compremos nuestro billete con tres años o tres minutos de antelación, siempre habrá alguien que nos cuente que hizo el mismo trayecto por mucho menos dinero. Lo mejor es aceptar este hecho y tratar de encontrar la mejor oferta del día.

Este paso requiere de toda nuestra atención para rechazar (si queremos) los asientos VIP, el embarque prioritario, el seguro de viaje que es más que un seguro de viaje, el coche de alquiler, las maletas Samsonite, el hotel, la tarjeta prepago y los demás maravillosos productos que cada aerolínea nos ofrecerá durante el proceso de compra del billete.

PASO 2. EL TRASLADO AL AEROPUERTO

No importa si tu vuelo dura sólo media hora, el viaje durará al menos 3 h. Comenzará en casa (o en el hotel/hostal/alojamiento, si estás de regreso), comprobando que tenemos todo lo que queremos llevar, principalmente billetes y D.N.I. Le seguirá el traslado al aeropuerto, cuya duración dependerá de varios factores: distancia del aeropuerto, tamaño del mismo, terminal de la que sale nuestro vuelo, tipo de transporte escogido… No desesperemos, aún queda mucha diversión.

PASO 3. EL CONTROL FRONTERIZO

Da igual que preparemos todo con antelación; que llevemos la bolsa transparente con líquidos, la chaqueta, el cinturón, el reloj, los zapatos y hasta las bragas listas para depositarlas rápidamente en la tira mecánica; SIEMPRE pitaremos.

En una ocasión, tras realizar dos vuelos el mismo día y, por tanto, dos controles, pasé el primero sin problemas pero pitó el segundo. Mientras esperaba mi turno para pasar por el escáner anti-intimidad, le pregunté a una de las vigilantes de seguridad a qué se debía aquello. Me dijo que las máquinas no pitan por algo en concreto, sino que lo hacen “al azar”. Es decir, no hay cómo evitarlas.

PASO 4. HACER TIEMPO

Con suerte, esperaremos un par horas como máximo hasta que abran la puerta de embarque. Si volamos con Ryanair, llevaremos un libro. Si tenemos la mala fortuna de tener que tomar varios vuelos el mismo día, llevaremos dos. Además, da la casualidad de que casi todos los aeropuertos tienen un wifi muy deficiente y/o de pago, así que no contéis con Internet como fuente de entretenimiento.

PASO 5. EMBARCAR

¡Eh tú! A ver si ahora que al fin han abierto la puerta de embarque tus propios ronquidos no te van a permitir enterarte. Límpiate la baba, coge tus cosas y ¡corre! Sí, sí, corre. Sobre todo si vas en lowcost. La siguiente es una información fidedigna y real derivada de muchos viajes malditos con Ryanair. Estáis preocupados de si os dejarán pasar la maleta, ¿verdad? Si conseguís situaros de los primeros para embarcar, seguramente no os pondrán problemas para subir el equipaje de mano. El personal suele ser bastante permisivo con los más rápidos y no acaba la fiesta hasta la mitad de la fila.

En mi último vuelo con Ryanair no conseguí la pole, así que pesaron mi maleta en la cola de embarque y me obligaron a sacar 3kg (que terminaron sobre mí). Por absurdo que sea, son muy estrictos con esto, ya que permite a las compañías sacar ingresos extras de pasajeros despistados. A veces van demasiado lejos, como hace unos meses en Manises (Valencia) donde una pasajera fue expulsada del avión por llevar un libro y un pergamino en su bolsa de mano, excediendo la norma de ‘un bulto por pasajero’ de la compañía irlandesa.

PASO 6. EL VUELO

Una vez en el avión, hemos colocado nuestra maleta en su minúsculo cubículo y nos hemos sentado en el nuestro, ya podemos relajarnos. Si nos lo permiten el niño que llora a nuestro lado, su madre que le grita, el hombre que ronca, la señora que reza en alto, el chaval que escucha reguetón solidariamente y los constantes anuncios de megafonía que tratamos de ignorar, sin éxito.

absurders.com

PASO 7. EL ATERRIZAJE

Da igual que no tengas prisa, siempre querrás ser el primero en salir. Tú y todos. Civilización por Dios, ¡que ya habéis llegado!

PASO 8. LAS MALETAS (OPCIONAL)

Si has facturado maleta te queda un rato de espera. En Irlanda, este tiempo se duplica.

PASO 9. DESTINO

No os lo creéis pero, al fin, ¡habéis conseguido salir del aeropuerto! Enhorabuena. Ya podéis ir a casa (véase hotel/hostal/puente). Es decir, coged las dos maletas que lleváis por persona, la mochila del niño, las bolsas del duty free y meteos todos en un tren o autobús lleno de gente con maletas, mochilas y bolsas…. Y a disfrutar.

P.D.: En coche sería mucho peor.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , ,

Capítulo 21. Más majos que las libras del Ulster

Libras del Ulster

Si hay algo de lo que pueden presumir los irlandeses -dejando a un lado la cerveza- es de su cordialidad. No es extraño que, caminando por algún rincón de la isla, nos encontremos de pronto con que un desconocido nos saluda. Es inútil tratar de hacer memoria para recordar de qué conocemos a ese señor que acaba de lanzarnos un Hello: sólo es un irlandés simpático 

No vayáis a pensar que lo de la hospitalidad irlandesa es un mito. No en vano, Irlanda fue escogido el país más amable del mundo por la revista Lonely Planet en 2008 y aún sigue a la cabeza del ranking. Sólo en Irlanda puedes salir de un bar, conversar con una pareja 5 minutos y que se ofrezcan a llevarte a casa. Sólo en Irlanda puedes encapricharte de Mcdonalds, que sólo esté abierto el McAuto y que una familia se ofrezca a llevarte en su coche para que pidas tu hamburguesa. Y, por si fuera poco, que esa misma familia se ofrezca a acercarte de nuevo a casa, a pesar de vivir a 2 minutos a pie. No sucedería en ningún otro lugar del mundo, y menos aún dos veces la misma noche.

No vayáis a confundirlo con la politeness británica, que estos días está muy en boga porque se ha vuelto viral en internet. Resulta que una empresa creó un manual para sus trabajadores y becarios de Reino Unido, explicándoles que, por ser políticamente correcto y extremadamente educados, los ingleses no siempre dicen lo que quieren decir.

Si bien es cierto que la amabilidad irlandesa se ejerce, en ocasiones, por puro protocolo o compromiso (llevando a la frustración de los extranjeros y a la idea de  que el irlandés puede ser a veces algo hipócrita), en general se agradece. Cuando estás perdido y ya no hay mapa que te guíe; cuando no te das cuenta de que la cartera se te ha caído en medio del bar; cuando  eres nuevo en la ciudad y vas a un pub por primera vez; y por supuesto, cuando necesitas un coche para pedir una hamburguesa, el irlandés estará ahí para ayudarte.

 

P.D.:  Las libras del Ulster las emitie el Banco del Ulster (recientemente absorbido por Danske Bank), pero son esterlinas por lo que, en principio, funcionan como el resto de libras. Todo muy chachipiruli hasta que vas a Inglaterra y te las tiran a la cara en muchos sitios. Por comentarlo.

Etiquetado , , , , , , , ,